Síntomas de Enfermedad de Gatos

Ya estás al tanto de que tu gato a lo largo del día solo come, ronronea, juega y duerme. Cuando sospechas de un comportamiento no-habitual, es probable que tu minino esté siendo víctima de algún virus, enfermedad o parásito. Un gato casero, tratará de ocultar su malestar porque no quiere preocuparte. Estate atento.

Por eso es importante reconocer rápidamente de qué se trata, para saber cuáles son las señales o síntomas de enfermedades en gatos más comunes, y en qué casos vas a necesitar trabajar de la mano como un especialista veterinario.

¿Cómo saber si mi gato está enfermo? (¡15 Síntomas!)

  • Aspecto general. Si luce decaído, probablemente presente alguna enfermedad.
  • Tiene vómito o diarrea en varios días consecutivos. Ve al veterinario.
  • Controla su temperatura durante un par de horas consecutivas. Si el termómetro marca más de 39°, ve a tu veterinaria más cercana.
  • Abdomen hinchado + Dificultad para defecar + Sangre en su orina
  • Raro aspecto de su pelaje por caída o falta de brillo.
  • Pérdida de peso repentina o gradual. Comprueba su peso semanalmente.
  • Ronroneos MUY fuertes
  • Mal aliento. Puede ser un problema dental, estomacal o diabetes.
  • Se rasca fuerte y a menudo. Posibilidad de parásitos en su piel (pulgas, garrapatas, etc), dermatitis o alergia. Una buena solución alternativa es un collar antiparásitos.
  • Carácter agresivo como consecuencia del malestar físico.
  • Bebe agua en exceso. Síntoma de deshidratación o alguna otra grave patología.
  • Protuberancia particular en algún área del cuerpo. Señal de un problema interno o infección generada por arañazos y/o heridas en la piel.
  • Desorientación al andar por problemas neurológicos, de oído o respiración.
  • Aspecto de las heces. En especial si notas que son muy secas o muy líquidas, puede haber presencia de parásitos.
  • Pérdida del apetito, tos y secreciones nasales.

¿Qué hacer cuando un gato está enfermo?

Visitar al veterinario especialista más cercano de tu localidad, eso ya lo sabes. También puedes examinar el cuerpo de tu gato tocándolo de forma regular, especialmente en el abdomen y mamas en caso de que sea gata. De este modo te aseguras de que no se haya generado ningún bulto anormal.

Si encuentras alguna anomalía, nuevamente acude con un veterinario, esta vez con carácter de urgencia. Detectar con antelación cualquiera de los síntomas enlistados previamente, mitiga el agravamiento de salud de tu pequeño amigo felino. Él o ella, cuentan contigo.