Estrés en gatos

El estrés ha sido identificado como un componente significativo (o desencadenante de) los problemas de comportamiento más comunes de los gatos y algunas enfermedades comunes.

Los gatos no muestran sus emociones tan abiertamente como otras especies y tienden a retraerse y a quedarse callados en lugar de «manifestar» sus ansiedades

¿Todo el estrés es malo?

Varios sistemas fisiológicos dentro del cuerpo del gato regulan el estrés, predominantemente el eje HPA (hipotálamo-pituitario-adrenal) y el sistema nervioso simpático, los cuales han evolucionado para lidiar con el estrés ‘normal’ a corto plazo asociado con el estilo de vida natural del gato. especies.

Estos sistemas controlan la liberación de hormonas que preparan al individuo para enfrentar un desafío, a menudo denominado respuesta de lucha / huida o respuesta de estrés agudo.

Sin embargo, estos sistemas están menos adaptados para lidiar con el  estrés crónico  o prolongado y este es el tipo de estrés que juega un papel importante en el desarrollo de problemas de comportamiento y enfermedades relacionadas con el estrés en los gatos.

¿Por qué algunos gatos son más propensos a desarrollar estrés crónico que otros?

La capacidad del individuo para hacer frente a los desafíos depende de factores genéticos y ambientales. El desarrollo de los sistemas fisiológicos involucrados en la respuesta al estrés comienza incluso antes de que nazca un gatito y si la madre está estresada durante el embarazo o recibe una mala nutrición, entonces su camada puede ser más propensa a desarrollar estrés y las estrategias de afrontamiento no adaptativas que se forman. la base de muchos de los problemas de conducta comunes.

La falta de socialización temprana y la falta de oportunidades para experimentar las vistas, los sonidos y los olores de un entorno doméstico típico también puede resultar en que la vida sea muy desafiante más adelante.

¿Cómo puedo reconocer el estrés?

Estrés agudo

El estrés agudo puede ser causado por un incidente o una amenaza inesperados y es relativamente fácil de reconocer en los gatos.

Muchos de los siguientes signos pueden ser evidentes:

  • Inmovilidad
  • Cuerpo – agachado directamente sobre cuatro patas, temblando
  • Vientre – no expuesto, respiración rápida
  • Piernas – dobladas
  • Cola – cerca del cuerpo
  • Cabeza: más baja que el cuerpo, inmóvil
  • Ojos – completamente abiertos
  • Pupilas – completamente dilatadas
  • Orejas: completamente aplanadas hacia atrás en la cabeza.
  • Bigotes – espalda
  • Vocalización: maullido quejumbroso, aullidos, gruñidos o silencio.
  • Silbidos, gruñidos, temblores, babeo
  • Micción involuntaria, defecación.
  • Agresión si se acerca

Estrés crónico

El estrés crónico es más difícil de reconocer, ya que puede desarrollarse durante un largo período de tiempo y los signos pueden ser más sutiles; es más probable que afecte los patrones de comportamiento y las rutinas, como:

  • Inhibición de alimentarse, arreglarse, orinar y defecar o comer en exceso (depende del tipo de personalidad)
  • Mayor reposo o sueño ‘fingido’
  • Ocultación
  • Mayor dependencia o aislamiento social (depende del tipo de personalidad)
  • Agresión defensiva hacia personas / gatos
  • Vigilancia extrema y respuesta de sobresalto elevada (saltos al menor ruido)
  • Falta de actividad lúdica
  • Cambios en los patrones generales de comportamiento, por ejemplo, pasar mucho más tiempo en interiores, independientemente de los cambios estacionales normales.
  • Micción o defecación inadecuadas
  • Pulverización de orina en interiores
  • Acicalamiento excesivo ,  pica (comer lana)
  • Mayor frotamiento facial, rascado en superficies.
  • Actividad de desplazamiento (comportamiento repetitivo fuera de contexto)
  • Agresión redirigida (a un objetivo que no es la fuente original de amenaza)
  • Comportamiento ambivalente (acercamiento / retirada, señales conflictivas que ocurren casi simultáneamente)

¿Qué estresa a los gatos?

Los factores que potencialmente pueden causar estrés a su gato pueden encontrarse en su interacción tanto con las personas como con el medio ambiente, pero una proporción significativa del estrés que experimentan los gatos se relaciona con su propia especie.

Si su gato comparte recursos con gatos con los que no se lleva bien, podría ser una pesadilla constante, al igual que vivir en un vecindario donde la población de gatos es alta.

Desafortunadamente, algunos dueños pueden, sin darse cuenta, jugar un papel en el aumento de los niveles de estrés de sus gatos. Algunos dueños pueden ser físicamente intrusivos en su forma de comportarse, queriendo más contacto con sus gatos del que es correspondido. Algunos dueños pueden ser inconsistentes en su enfoque, dejando a sus gatos inseguros de cómo responder en cualquier momento.

El medio ambiente puede ser lo último que tenga en cuenta al evaluar el bienestar de su gato, ya que los humanos tienden a percibir la seguridad y el amor como las disposiciones más importantes para sus mascotas. Sin embargo, estar confinado en interiores o aburrido o tener acceso restringido a escondites o bandejas de arena, por ejemplo, puede ser muy estresante para algunos gatos.

¿Qué puedo hacer para ayudar a aliviar o prevenir el estrés en mi gato?

Si puede brindarle a su gato un cuidado que respete sus necesidades, tanto como especie como como individuo, tiene la mejor oportunidad de prevenir o reducir el estrés crónico, recuerda siempre que las cosas que estresan a tu gato pueden ser cosas que no te preocupen en absoluto.

Los gatos, que son responsables de su propia supervivencia, están constantemente evaluando riesgos, buscando la presencia de amenazas y peligros en cada nuevo lugar o encuentro social, por lo tanto, se sienten muy tranquilos si sus vidas consisten en rutinas familiares y un grado de previsibilidad, ya que históricamente saben que son seguras. Ser predecible en su comportamiento y crear rutinas diarias es un gran destructor de estrés.

Se debe considerar cuidadosamente la cantidad de gatos que tiene, especialmente si el área local ya tiene una población de gatos residentes significativa, ya que esto puede representar una presión adicional.

La cantidad de recursos que proporcione a su gato  dentro del hogar (es decir, comederos, bebederos, bandejas de arena, camas, escondites, perchas altas, postes para rascar, juguetes) siempre debe ser suficiente para satisfacer las necesidades. Una buena fórmula para calcular la cantidad adecuada es “uno por gato más uno extra, ubicado en diferentes lugares”. Consulte nuestra información sobre  cómo hacer que su hogar sea amigable con los gatos .

Lograr una buena relación con su gato siempre es un desafío, y ser comprensivo con sus requisitos emocionales particulares como individuo es la clave para vivir sin estrés. Un gato seguro y sociable siempre querrá más atención que uno tímido o uno que no tuvo la socialización adecuada cuando era un gatito. Permitir que su gato inicie el contacto entre ustedes es probablemente la forma más fácil de establecer la calidad y cantidad de afecto que se desea.

Si a su gato se le permite salir, entonces, si es posible, el momento de las excursiones debe dejarse en manos del gato y no de usted. Si el territorio está siendo ‘compartido en el tiempo’ por varios gatos, entonces puede haber momentos muy específicos durante el día en los que su gato se sentirá seguro y otros en los que el jardín es un lugar mucho más peligroso. Los gatos tienen un sistema de comunicación complicado que utiliza un aroma que transmite un mensaje sobre los horarios en los que ciertas personas están en el área y, sobre esa base, ¡su gato será el mejor juez de cuándo es apropiado tomar aire fresco!

Si su gato se mantiene exclusivamente en interiores, un entorno dinámico y desafiante proporcionará ejercicio y entretenimiento, evitando el aburrimiento y la frustración, los gatos necesitan comportarse como gatos para la salud física y emocional, por lo que proporcionar a tu gato un escenario que simule un hábitat natural, con objetos para trepar, por ejemplo, será fundamental. Consulte nuestra información sobre  cómo hacer que su hogar sea amigable con los gatos .

No es realista esperar una vida para su gato que no tenga posibles desencadenantes de estrés, pero apreciar cuáles podrían ser esos desencadenantes y mantenerlos al mínimo reducirá la probabilidad de que se desarrollen problemas como resultado del estrés crónico.